Pareja se quedó con el corazón roto después de que un donante de esperma se echara atrás e insistió en que se destruyeran sus embriones

Una pareja quedó devastada después de que su donante de esperma de FIV insistiera en que todos los embriones que él ayudó a crear debían ser destruidos.

Jess y Leroy Natoli, de Australia, descubrieron el viernes pasado que sus esperanzas de ser padres se habían hecho añicos después de que su donante optó por no participar en el programa de la clínica.

Esto significa que los 3 embriones que los Natoli tenían listos para transferir, elaborados al cincuenta por ciento con los óvulos de Jess, ya no están disponibles para su uso y que tendrán que comenzar su viaje de nuevo.

«Esos embriones son la mitad genéticamente nuestros», dijo Jess. Daily Mail Australia. «Las 3 posibilidades potenciales de expandir nuestra familia terminarán en función de la decisión de este ser humano … Tomar esta decisión consciente y conscientemente es egoísta».

Según la legislación, cualquier donante puede cambiar de opinión hasta que el embrión se transfiera al útero.

Jess y Leroy describieron la decisión como «vergonzosa, espantosa y desgarradora al mismo tiempo».

La pareja ha gastado más de $ 35,000 en FIV, sin incluir los costos de asesoramiento y medicamentos.

Jess dijo que están devastados por la cantidad de tiempo que han perdido. «El tiempo no se puede medir, algunos días es una preocupación constante, llorar porque estás muy emocionado por todas las hormonas. Empezamos hace más de doce meses y ahora volvemos a la etapa uno.

«Todo el año y el arduo trabajo y la emoción que implicaron esto se han anulado».

Anteriormente habían tenido 3 transferencias de embriones fallidas y tenían la esperanza de que se tomaran los últimos 3 embriones restantes cuando su donante tomó la decisión.

«No tenemos nada que decir en esta elección», dijeron.

Después de recibir la noticia, Jess dijo: «Mi cuerpo se paralizó. No podía respirar. No parecía real. Lo hizo y todavía se siente como un mal sueño».

Los Natoli compartieron su experiencia en las redes sociales y poco a poco están haciendo planes para comenzar de nuevo.

«Citas, análisis de sangre, análisis, ecografías, recolección de óvulos bajo sedación, elección de un nuevo donante, creación de embriones, almacenamiento, planificación de transferencias alrededor de mis ciclos, es un proceso muy largo», explicó Jess.

Los Natoli hicieron un Petición de Change.org pidiendo al gobierno local que modifique la legislación para evitar que esto le ocurra a otras familias.

Dijeron que no tiene sentido darle a un extraño el poder de decidir «el destino de una familia una vez que se crean embriones con genética cincuenta / cincuenta».

Piden al gobierno que retire los derechos de los donantes después de la donación y los entregue a quienes «confían en la bondad de extraños para formar una familia».

«Cuando te convertiste en donante, tu razón para donar era dar vida a las personas y ese es el mejor regalo que darías.

«Sin embargo, con tanta facilidad ha decidido quitarle la vida a las familias que lo habrían sacrificado tanto para ganar una».

Esperamos que puedan recuperarse de esta devastadora experiencia.

Deja un comentario